Imprima esta página con Adobe Acrobat.



La Experiencia de José

José es un niño de 6 años de edad con una pérdida auditiva de severa a profunda. Su familia vinieron a los Esatdos Unidos desde Puerto Rico. La incidencia donde la madre reconocio que su niño no estaba bien fue cuando el durmio a lo largo de una ruidosa alarma de incendio.

Identificando una discapacidad auditiva
A lo primero yo pensaba que era retardación mental. Nunca pensé que fuera sus oídos. Entonces lo llevé al centro de salud familiar y el doctor me dijo que no había nada mal. Pasó un tiempo y cuando él tenía siete meses, yo volví otra vez a su sita médica para su vacuna y le dije al doctor, 'Mi bebé no es como los demás, le pasa algo,' y él me dijo, 'Yo soy el doctor, tú eres una mamá. Tú no eres doctor... Te digo que las madres le ven a los hijos cosas que no tienen, tu niño está bien.' Yo sabía que él no era igual que mis otros cuartros hijos. Una noche tuve que ir a la sala de emergencia con mi hijo porque había estado bien enfermo toda la noche. Yo estaba llorando, y cuando entró el doctor me preguntó que tenía el niño...le dije, 'Creo que mi bebé es sordo porque yo le hablo y él no se voltea y le pongo cosas ruidosas y él no mira.' Entonoces me dijeron que tenía un problema. Entonces lo llevé y me le hicieron evaluaciones y me lo chequearon. Ahí fue que nos confirmaron que él era sordo. El diagnóstico fue de pérdida auditiva severa y profunda en ambos oídos, con una pérdida mayor en el oído derecho.

Reacción al diagnostico
Me sentí culpable, no sabía por qué. Yo quisiera ser sus oídos o darle los míos, pero él es el que es sordo, no soy yo. La enfermera que me ayudó y que me dio apoyo el día que me dijeron que era sordo, ella me dijo, 'Que no te dé verguenza. Busca ayuda; busca ayuda para tu hijo que hay mucha ayuda. En los Estados Unidos hay mucha ayuda, quizá en los países nuestros no, pero se existe, solamente busca ayuda que la hay.' Decidimos mundarnos a los Estados Unidos y aprender lengua de señas.

Tomando decisiones
Yo comencé a leer y me entere que aparte de los audífonos, hacían la operación de poner tubos porque los ayuduba a ellos para aliviar esa presión de ese líquido que se quedaba. Conseguí llevarlo a un hospital para niños, ahí conseguí una cita. Me lo evaluaron, me lo mandaron donde un audiólogico y me recomendaron que lo inscribiera en el condado en donde nosotros vivimos, para registrarlo en el condado y en la escuela. La audióloga me dijo, 'Si tú lo pones en la escuela, si tú lo pones en terapia del habla, si tú siempre lo haces usar los audífonos, cuando él vaya a la escuela, puede ir a una escuela regular.' Y me dijo, 'Yo no te lo garantizo, pero por experiencia te aseguro que va a ser así. Porque los niños que se atienden a tiempo y se entrenan, se superan," y es cierto. Mi hijo está ahora en un salón de clases regular, en un kindergarten de salón regular, y tiene un intérprete. Pero está en un salón regular.

Última actualización: 9 de febrero de 2004

Quiénes Somos I Mapa del Sitio I Búsqueda I Comentarios I Privacidad

NIDCD

National Institute on Deafness and Other Communication Disorders

Children's Hospital of Philadelphia
© 2001-2004, Deafness and Family Communication Center or its affiliates