Imprima esta página con Adobe Acrobat.



La Experiencia de Francisco

Francisco es un niño de 7 años de edad con una pérdida auditiva de severa a profunda. Vive con sus padres, hermanos y hermanas. La familia vino de Puerto Rico seis años atrás buscando mejores servicios para su hijo, aunque en la época en que vinieron no se había confirmado la pérdida auditiva.

Identificando una discapacidad auditiva
Nosotros suspechabamos la sordera del niño porque él no balbuceaba y lloraba con un llanto en un tono agudo. Apenas llegado a los Estados Unidos, a Francisco se le hizo un examen de audición que dio como resultado que era sordo. Francisco tenia 2 años cuando lo llevaron a un audiólogo, quien lo confirmó que teniá pérdida auditiva profunda.

Entendiendo las opciones
Durante el diagnóstico mis preguntas fueron "¿Qué alternativas hay?" y "¿Cuánto el niño puede progresar?" Porque era lo que nos concernía. Ella nos dijo, 'No hay muchas alternativas ahora mismo, porque el niño está a un paso de ser sordo..' Entonces ella cuando nos enseña los audífonos, nos dice, 'Los audífonos son para él; para su condición.' Nos los enseña y nos dice, 'El audífono vale tanto, el plan médico no lo cubre, pero se pueden hacer los arreglos.' Entonces mi esposo y yo decimos, 'Pues hay que hacer los arreglos porque al niño hay que ponérselos, o sea, no hay otra alternativa.' Entonces después de ahí nos habló de la escuela de [otra ciudad].

Nosotros en todo momento, estamos viendo si hay otra alternativa aparte del lenguaje de señas. Lo queremos, queremos esa alternativa. Ella nos dijo, 'Todo se va a saber cuando el niño esté usando audífonos con lo que llaman el residuo auditivo, cuánto el niño puede escuchar con eso.' Pero con los audífonos no hubo mucho éxito. Por eso se optó por la operación.

Reacción al diagnóstico
Nosotros teníamos esa tendencia a pensar que todo estaba bien y yo pensaba que todo estaba bien, y entonces pensé, "Ahora esto." La lucha fue dificíl pero la creencia de un Dios Todopoderoso que nos guía nos ayudó. Eso sí. Y abre las puertas y da fortaleza; eso sí. Pero de decirte que fuimos a una iglesia, no. Fuimos nosotros y Dios. O sea, que sí nos abrió puertas, sí nos ha iluminado el camino con él porque no ha sido fácil. La decisión de la operación fue decidir por el futuro y si después él quiere tomar señas está bien. O sea, yo no tengo ningún problema. Pero por lo menos yo no puedo decir que yo lo limité habiendo otras alternativas. Se usaron todas las alternativas.

dibujo de un perro

Última actualización: 9 de febrero de 2004

Quiénes Somos I Mapa del Sitio I Búsqueda I Comentarios I Privacidad

NIDCD

National Institute on Deafness and Other Communication Disorders

Children's Hospital of Philadelphia
© 2001-2004, Deafness and Family Communication Center or its affiliates